La incontinencia anal y cómo solucionarla

Actualmente más de  cuatro millones de españoles padecen incontinencia anal, un trastorno que la mayoría sufre en silencio y que cuenta con numerosos, innovadores y eficaces tratamientos. Miedo, vergüenza o desconocimiento son las comprensibles razones que justifican que hasta cuatro millones de españoles padezcan incontinencia anal y no lo cuenten.

La incontinencia anal y cómo solucionarla

El abanico de síntomas puede ser muy extenso. Incluye desde la flatulencia incontrolable a las urgencias sólidas, que suelen obligar a dejar todo lo que se está haciendo. Una circunstancia incapacitante que condiciona cualquier actividad social, profesional o personal del afectado.

Unos 6 millones de hombres y mujeres sufren incontinencia» de cualquier tipo en España y entre 2 y 4 millones  sufren incontinencia anal. Se trata de un trastorno mucho más frecuente de lo que cabría pensar.

Afecta más a mujeres por encima de los 50 años y está asociado a distintos factores de riesgo, como los partos instrumentados o la diarrea crónica. Y a distintos tipos de tratamientos, como la cirugía de la pelvis, la radioterapia prostática o genital femenina, además de las enfermedades degenerativas. Por ello es una patología especialmente habitual en residencias geriátricas.

Además del tratamiento médico y de la cirugía reparadora, existen otros tratamientos que aún son poco conocidos. El implante de biomateriales o la neuromodulación es uno de ellos. Puede realizarse desde el punto de vista periférico, neuromodulando el nervio tibial posterior, o desde el punto de vista del sistema nervioso central mediante la intervención de raíces sacras. Son técnicas que dan muy buenos resultados, y para los pacientes supone recuperar su calidad de vida.

Soluciones a la incontinencia anal

Es un problema que limita la vida de los pacientes en gran medida, desde el punto de vista social, laboral y de pareja y es importante transmitir que tiene solución. Además de las cirugías reconstructivas o los innovadores tratamientos de neuromodulación ya mencionados, existen otras posibilidades: modificaciones dietéticas, lavativas, fármacos o medidas de rehabilitación anal y de suelo pélvico.

De hecho, la cirugía reconstructiva se reserva para casos con incontinencia de moderada a grave. En cualquier caso, el abordaje siempre es multidisciplinar y requiere de un alto nivel de especialización. También es recomendable la implementación de tratamientos preventivos en personas de riesgo, y la recomendación de hábitos dietéticos específicos y ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico.

Prevención y visibilización

A continuación les dejamos algunas recomendaciones a las personas expuestas a esta afección:

  • Evitar cambios en la dieta que desajusten las evacuaciones.
  • Realizar una limpieza específica y metódica del área, aplicando a continuación una crema hidratante.
  • Emplear un irrigador cuando lo indique el médico.
  • Llevar una muda de recambio para hacer frente a cualquier emergencia.
  • Aplicar desodorantes cuando sea necesario.
  • Establecer una rutina a la hora de ir al baño; y localizar los servicios allá donde se vaya.

El problema de la incontinencia se ve agravado porque los pacientes no saben a qué profesional acudir, y en ocasiones éstos tampoco conocen el diagnóstico ni el tratamiento si no se encuentran dentro de unidades especializadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR