Sueña mientras cuidas la piel

Durante la noche, los mecanismos de reparación de la piel se mantienen activos; la sangre llega con facilidad a la cabeza, se oxigena mejor la piel del cutis y se desempeñan con mayor eficacia todas sus funciones celulares.

Pero si queremos beneficiarnos de todas las virtudes de ese momento de descanso, antes debemos de seguir una serie de pasos como estos:

Rutina: Si con las horas de luz que tenemos te es imposible irte pronto a la cama, lo que si puedes hacer es adoptar la misma rutina antes de irte a acostar para  que el cuerpo sepa reconocer que ese es el momento de descansar y por tanto de reparar la piel.

La habitación: el dormitorio debe estar aireado y tener una temperatura adecuada, libre de aparatos electrónicos y  luz. Y si puede ser con sábanas de seda que crean menos arrugas en la piel por la postura y evitar la rotura del cabello por fricción.

Limpieza facial: Retirarse el maquillaje, la polución y la suciedad del rostro es fundamental para limpiar los poros y evitar su obstrucción. Para las ocasiones en las que da mucha pereza  puedes recurrir a toallitas desmaquillantes. Y para eliminar la suciedad más profunda de los poros acude con regularidad a centros de estética para ponerte en manos de profesionales.

Tratamiento: Tras la limpieza es importante aplicar cosméticos que ayuden al rendimiento de la reparación nocturna. Estos deben adecuarse a tu tipo de piel y necesidades y pueden ser serum, ampollas o cremas específicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR