Síntomas y diagnóstico de un melasma

Como ya hemos comentado en la entrada anterior, el melasma es una afección que consiste en la aparición de manchas marrones o grisáceas en la piel. A continuación vamos a hablar de sus síntomas y cómo diagnosticarla.

Síntomas de un melasma

Los síntomas se basan en la aparición de manchas marrón castaño o grisáceo en la cara de forma parcheada. Suelen ser una pigmentación simétrica, pero muy irregular, que dan un aspecto de suciedad que recuerda al café o a las manchas de hollín de los maquinistas de tren o de los mineros.

Estas marcas no tienen síntomas asociados como picor, dolor, escozor, ni alteraciones de la sensibilidad. Tampoco se acompañan de otras alteraciones del estado general del paciente, como fiebre o pérdida de peso. Si se presenta cualquiera de estos síntomas, esto debería alarmar al paciente, ya que no es normal que sucedan junto con el melasma.

La zona que más se ve afectada por melasma sería alrededor de la línea media de la cara: frente, labio superior, mejillas y mentón; respetando la nariz. Otra aparición también bastante común es la afectación de nariz y mejillas de forma aislada. Lugares menos comunes serían los hombros, cuello, brazos y la afectación aislada de la piel de la mandíbula.

Diagnóstico del melasma

El médico dermatólogo podrá identificar el melasma fácilmente gracias a la forma y color típicos sin otros síntomas acompañantes. Puede ser necesario realizar una analítica básica de sangre para descartar otras enfermedades.

También es frecuente que el médico proponga a las mujeres en edad fértil con melasma realizarse la prueba de embarazo para detectarlo si es su caso.

Una prueba que puede ser de ayuda para diagnosticar el melasma es observar la piel bajo la luz de la lámpara de Wood, una lámpara de mercurio que emite rayos de luz que llegan hasta la dermis y resaltan las zonas de la piel que tienen un exceso de melanina.

Cuando las alteraciones de la piel se asemejan a otras enfermedades y se duda del diagnóstico, será necesario realizar una biopsia de piel para analizarla al microscopio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR