¿Cómo se puede tratar el melasma?

El melasma, como ya hemos comentado, consiste en la aparición de manchas marrones o grisáceas en la piel. Antes de hablar de los tratamientos, hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones puede desaparecer por si solo. Para que esto suceda, lo mejor es identificar la causa que desencadena el exceso de pigmentación de la piel y eliminarla.

¿Cómo se puede tratar el melasma?

Un gran número de los casos de melasma durarán años o, incluso, toda la vida, y cuando suponga una molestia estética para el paciente se puede tratar con diferentes métodos más o menos efectivos.

  • Hidroquinona: es normalmente el primer principio activo que se utiliza en los casos de melasma. Se puede encontrar en farmacias en forma de crema, gel o lociones. Actúa durante la noche aclarando la piel que tiene un exceso de pigmentación.
  • Tetrinoína: puede utilizarse sola o junto con la hidroquinona. Tiene el mismo efecto aclarador sobre la piel.
  • Corticosteroides: este tipo de cremas también pueden tener un efecto aclarador en la piel, pero la concentración de corticoides debe ser pequeña para evitar efectos secundarios a largo plazo.
  • Otros productos: cremas de ácido azelaico o ácido kójico tienen también efectos aclaradores de la piel. Estas sustancias también se utilizan en otras afectaciones de la piel como la rosácea o el acné.
  • Exfoliación química o microdermabrasión: eliminar las capas superficiales de la piel en varias sesiones suficientemente separadas en el tiempo puede eliminar la pigmentación en exceso de determinadas zonas.
  • Láser: utilizar sesiones de láser a baja potencia puede ayudar al aclaramiento progresivo de la piel, junto con el uso de las cremas antes señaladas.
  • Tratamiento hormonal: los anticonceptivos se pueden usar cuando la causa desencadenante del melasma es, muy probablemente, una alteración del ciclo hormonal femenino.

Para prevenir el melasma en tu piel y sus antiestéticas manchas hay que evitar las causas que lo desencadenan, para lo cuál podemos seguir las siguientes medidas:

  • Fotoprotección: utilizar cremas de protección solar es esencial para evitar el desarrollo de esta alteración cutánea. Se deben utilizar cremas de protección solar de forma cotidiana. Hay que señalar también que si no se utilizan cremas fotoprotectoras una vez instaurado el melasma, las probabilidades de que éste sea resistente al tratamiento y se cronifique son muy elevadas.
  • Evitar cosméticos irritantes: cuando se detecta que un maquillaje o crema provoca una reacción adversa en cualquier punto de nuestra piel, es mejor evitarlo siempre a partir de ese momento.
  • Usar maquillaje: en la otra cara de la moneda, los maquillajes pueden ser una perfecta solución para camuflar los melasmas que no se puedan o no se quieran tratar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR