Rinoplastia en hombres

La rinoplastia es una de las cirugías más demandadas por los hombres, ya sea con el objetivo de mejorar las imperfecciones estéticas o por motivos funcionales.

Rinoplastia en hombres

Dentro de los cánones de belleza masculina, la nariz del hombre se caracteriza por ser mayor que la de la mujer, ser recta y un poco más ancha. Una de las razones principales por las que los hombres quieren someterse a esta cirugía es la de darle una apariencia más masculina a su rostro, además de mejorar la nariz para hacerla más proporcionada y armónica con el resto de la cara.

Otros hombres acuden a la cirugía de nariz porque están descontentos con la forma o el tamaño de la misma, como podría ser el caso de las mujeres. Las desproporciones, irregularidades y asimetrías son frecuentes en la nariz, sobre todo si se produjo algún traumatismo en algún momento de la vida.

El candidato ideal para una rinoplastia masculina es el hombre de edad adulta y en buen estado de salud, que desee mejorar algún aspecto estético y/o funcional de su nariz como por ejemplo:

  • Punta nasal demasiado ancha, estrecha, respingona o caída.
  • Protuberancias en el dorso de la nariz, que le dan a la misma un aspecto aguileño.
  • Un dorso curvado hacia dentro, que suele ir acompañado de punta elevada; o una nariz muy estrecha.
  • Desviaciones o asimetrías que desplazan la línea de la nariz de la línea media del rostro.
  • Un tamaño excesivo, que hace que la nariz sea desproporcionada en relación al resto de la cara, llamando la atención.

Lo principal en esta técnica es estudiar el rostro del paciente, sus medidas y proporciones para remodelar la nariz hasta hacerla totalmente armoniosa en el conjunto facial. La nariz ideal es aquella que sus ángulos nasofrontal y nasomental, ángulo nasolabial y ángulo nasoacial guardan una estrecha relación.

El proceso quirúrgico se realiza generalmente bajo anestesia general. La duración será variable, dependiendo de la técnica de abordaje y de osteotomía. Los resultados son inmediatos, aunque la férula post-operatoria y la inflamación no permitirán percibirlos.

Si se siguen estrictamente las recomendaciones del especialista en Cirugía plástica, la inflamación remitirá a los pocos días y alrededor de una semana se retirará la férula. No obstante, no será hasta pasado el proceso inflamatorio al completo cuando se verán los resultados definitivos de la rinoplastia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR