Mamoplastia y lactancia materna

Cuando una mujer se plantea hacerse una mamoplastia, una de sus principales dudas es, si podrá lactar a su bebé teniendo prótesis mamarias. Se cuestionan si la silicona cambia la composición de la leche materna o si perjudica a la capacidad de producir leche. Al ser una de las cirugías más recurridas la cuestión no pasa inadvertida entre las mujeres, quienes, tarde o temprano, desean convertirse en madres.

La verdad es que esta cirugía no interfiere con el proceso de lactancia, por lo que todas las mujeres que se la hayan practicado pueden lactar a sus bebés sin complicación alguna. Es importante que las mujeres tengan en cuenta que la producción de leche está supeditada por un adecuado estímulo y succión, es decir, por una correcta técnica de amamantamiento.

Todas las operaciones quirúrgicas de mamoplastia de aumento tienen el objetivo de preservar la mayor parte de la estructura anatómica de la mama, tanto en las vías de acceso como en la cavidad donde se insertan los implantes.

Existen otros procedimientos y técnicas de cirugía que buscan corregir asimetrías en los senos o su elevación, que requieren quitar piel, cortar cerca de la aureola o eliminar tejido que sí pueden comprometer la sensibilidad del pecho y afectar a la estimulación de la lactancia. Por ello hay que informarse siempre muy bien de los procedimientos y las consecuencias que pueden surgir usando un tratamiento u otro.

¿Cuál es el mejor momento para una mamoplastia?

Está claro que una mujer puede operarse cuando ella quiera, pero si está pensando tener hijos a corto plazo, lo ideal es que espere, hasta terminar el proceso de lactancia materna exclusiva. Los cambios fisiológicos y hormonales propios del embarazo y la lactancia, transforman a las mujeres en ciertos aspectos como la apariencia de los senos, por lo que si tienes hecha la cirugía podrías perder sus efectos.

Hay casos en los que mujeres que se han operado y al poco se han quedado embarazadas y pueden lactar perfectamente. No les ha supuesto ninguna complicación, ni problema. En caso de que una de las prótesis se rompa no afectaría tampoco a la leche. Las prótesis está encapsuladas en una barrera fibrosa que genera el organismo de manera natural a su alrededor y la aísla de las glándulas mamarias.

En conclusión, todas las mujeres, con implantes o sin ellos, producen leche de buena calidad y en cantidad suficiente. Todo depende de una correcta técnica de amamantar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR