La cirugía como tratamiento de quemaduras

Después de un accidente relacionado con quemaduras, más o menos graves, la cirugía permite la reconstrucción de la piel mediante una variedad de técnicas, hasta la restauración de cualquier tipo de tejido, desde un sutil peeling hasta trasplantes de cara y manos.

La cirugía como tratamiento de quemaduras

Cualquier paciente quemado es candidato para la mejora y reconstrucción de cicatrices. Hoy en día, gracias a la cirugía plástica, estética y reconstructiva, se puede aplicar una gran variedad de tratamientos, que van desde simples procedimientos estéticos (como peeling o láser), procedimientos correctivos (como lifting facial, rinoplastia, aumento de tejido, relleno de grasa y células madre) hasta trasplantes faciales.

Busque atención médica de inmediato, realice un examen físico completo y comprenda y comprenda las preguntas e inquietudes del paciente. Después de esta visita, se debe preparar un plan maestro que incluirá una lista de secuelas, que incluya áreas donantes de tejido funcionales y estéticas para la reconstrucción y la priorización.

Toda una gama de cirugía plástica y estética se puede aplicar a la reconstrucción de quemaduras. Esto incluye corrección de cicatrices, expansión de tejido, microcirugía, injertos y colgajos, cirugía estética (lifting facial, rinoplastia, mamoplastia, etc.), lipofilling (injerto de grasa), terapia con células madre y trasplantes de cara y manos (en muy raras ocasiones).

Recuperación tras el tratamiento de quemaduras

Depende del número y de la gravedad de las secuelas. Hay pacientes con secuelas menores que requieren una o dos intervenciones, mientras que otros necesitan muchas más. En secuelas severas (grandes quemados) no es infrecuente tener que realizar decenas de intervenciones y extender el proceso durante muchos meses y de uno a dos años.

Tras las intervenciones, se deben seguir hábitos saludables de vida, con dietas equilibradas, proteger la zona operada de traumatismos y no exponerse al sol. Están indicadas las cremas cicatrizantes, aceites de rosa de mosqueta, gel de silicona, etc. El ejercicio físico es importante, aunque siempre dirigido por el equipo médico. Además, muchas secuelas tienen efectos funcionales, por lo que siempre hay que seguir un proceso de rehabilitación activa e intensiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR