La cirugía plástica reparadora y las malformaciones congénitas en niños y adolescentes

En Dr. Martínez París queremos poner en valor el papel de nuestra especialidad, la cirugía plástica reparadora, para tratar malformaciones congénitas en niños y adolescentes, ya que contribuye a la mejora de su calidad de vida.

La cirugía plástica reparadora y las malformaciones congénitas en niños y adolescentes

Es una parte de la cirugía plástica muy desconocida para la población general, pero preciosa, ya que incrementa de forma sustancial la calidad de vida de estos pacientes.

Algunas malformaciones congénitas, que afectan a la función y al aspecto físico de diversas partes del cuerpo, son bastante frecuentes. Se trata de anomalías que, al no tratarse, tienen un importante impacto en la calidad de vida y en la autoestima de los menores y, en ciertos casos, pueden afectar a su rendimiento escolar. Entre ellas podemos destacar las patologías  craneofaciales, de mano o pie, anomalías vasculares o malformaciones de mama.

Una de las más comunes, entre las craneofaciales, son las fisuras labiopalatinas, con una incidencia aproximada de 1 de cada 1.000 nacidos vivos. El tratamiento quirúrgico en estos casos no solo cambia el aspecto estético, sino que consigue que los pacientes coman y hablen mejor.

También son frecuentes las malformaciones de mano, que afectan hasta a 2,3 de cada 1.000 nacidos vivos. Destacan las sindactilias o fusión de uno o varios dedos, y las polidactilias simples o complejas. La microtia, o ausencia de pabellón auditivo formado, es otra de las malformaciones más comunes, y afecta a entre 1 y 5 de cada 10.000 nacidos. En cuanto a las anomalías vasculares, las malformaciones de este tipo afectan hasta a un 1,5 por ciento de los nacidos.

Intervenciones en adolescentes

Hay veces que no es posible intervenir a los pacientes con anomalías congénitas en su infancia, y hay que esperar a que se complete su desarrollo como es el caso de las malformaciones de mama, por ejemplo. Lo más frecuente es tratar asimetrías mamarias, mamas tuberosas o pacientes con el Síndrome de Poland, una afección rara que implica ausencia total o parcial de los músculos pectorales, la mama e incluso el miembro superior.

Para tratar todas estas patologías congénitas, así como algunas secuelas de traumatismos, quemaduras y reconstrucción tras extirpación tumoral se realizan entre 500 y 600 cirugías cada año, algunas de las cuales se practican a pacientes de otros países o derivados por ONG.

Para poder dar el mejor tratamiento disponible a los pacientes, los cirujanos plásticos lideran o participan en equipos multidisciplinares en los que también participan traumatólogos, otorrinolaringólogos, radiólogos, dermatólogos, cirujanos vasculares y los servicios de Medicina Interna y de Genética.

Todas estas operaciones de cirugía reparadora también tienen otro factor común, el importante impacto para mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR