La cirugía estética en tiempos de pandemia

Debido a la pandemia, la exposición frente a las cámaras por las videollamadas, sobre todo a nivel facial, hace que estemos más pendientes de nuestros rasgos faciales y los de los demás.

Ya han pasado 9 meses desde que se declaró el primer estado de alarma en nuestro país, para afrontar la situación de emergencia sanitaria provocada por la covid19. Durante este periodo, los modelos de relación social, incluso la manera de llevar a cabo tareas laborales, han modificado nuestro modo de vida.

La cirugía estética en tiempos de pandemia

El sector de la cirugía también se ha visto afectado por la nueva realidad. El número de consultas, procedimientos e intervenciones quirúrgicas estéticas ha aumentado a raíz del confinamiento.

Las razones de esto, son muchas y variadas pudiendo destacar el teletrabajo, las videollamadas, las mascarillas, el confinamiento y el ahorro.

El teletrabajo hace que reposar sea más sencillo, además de no tener que dar explicaciones en nuestro entorno. En España, a pesar de ser uno de los paises que más cirugías realiza, no es habitual divulgar el haberse sometido a ellas y esto ha influido en este incremento.

Las videollamadas y la exposición frente a las cámaras, hace que estemos más pendientes de nuestros rasgos faciales y los de los demás. El objetivo de la cámara es mucho más crítico que el ojo humano y pone en evidencia alteraciones o defectos estéticos que, de otra manera, pasarían desapercibidos.

Las mascarillas contribuyen a ocultar y a conseguir que los efectos de las intervenciones faciales pasen más inadvertidas. Y el confinamiento ha provocado, en ocasiones, ansiedad y cambios en los hábitos alimenticios. Estos cambios han pasado factura en muchas partes del cuerpo, además de que la situación de estrés produce alteraciones emocionales que nos hacen más susceptibles a la hora de identificar nuestros propios defectos, y aumenta el interés por corregirlos o mejorarlos para sentirnos mejor.

Por último, el ahorro al restringir o posponer los gastos de mayor cuantía, como los automóviles, los pisos, los viajes e incluso las joyas, se invierte más en cuidados personales, entre los que se incluye la cirugía estética.

Intervenciones que más han aumentado en pandemia

  1. Blefaroplastia. La mirada es ahora la parte más importante de la expresión facial. El uso de la mascarilla hace que el foco que irradia felicidad, tristeza, asombro o cansancio se desplace exclusivamente a los ojos. Es la zona que más se ve y la razón por la que la demanda de la cirugía de los párpados ha aumentado en estos meses.
  2. Rinoplastia. Es otra de las cirugías más solicitadas, ya que la mascarilla permite disimular la férula nasal en el postoperatorio.
  3. Otoplastia. Ahora las orejas son, junto con los ojos, los elementos más visibles de la cara, y cuando los pabellones auditivos son grandes o están separados se hacen más evidentes. De ahí que aumente el número de pacientes dispuestos a resolver su complejo.
  4. Lifting de cara y cuello. También en este caso la mascarilla se convierte en un buen recurso para ocultar la zona intervenida.

El resto de cirugías, tanto de mama como liposucciones, abdominoplastias y remodelado de muslos y brazos, aunque en menor medida, también se han incrementado, debido a que el reposo es más sencillo.

Tanto en las consultas como en los quirófanos se han seguido y se siguen los más estrictos protocolos de seguridad para evitar el covid-19 y cualquier otro tipo de infección. Asimismo se ha incrementado de forma exponencial el número de videoconsultas médicas informativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR