¿Cómo evitar que el pecho se caiga?

La caída del pecho se produce por la laxitud de los tejidos que los sustentan. En esta entrada vamos a conocer cómo retrasar los factores que influyen en esta pérdida de firmeza, y qué hacer para corregir las mamas caídas y recuperar su aspecto turgente.

¿Cómo evitar que el pecho se caiga?

Siempre podemos combatir estos efectos poniendo medidas de nuestra parte. Así, para que el pecho no pierda firmeza lo que hay que hacer es cuidar la piel y el tejido mamario. Para ello, deberás seguir estas pautas :

  • Usar sujetador: Aparte de llevar un sujetador adaptado a la talla exacta que necesitas durante el día, conviene también utilizarlo para dormir, en las mujeres que tienen mucho pecho (sin aro y cómodo), y para hacer ejercicio en los deportes de impacto (debe ser ajustado).
  • Hidratar el pecho: A diario conviene aplicar una crema hidratante para que la piel se mantenga elástica.
  • No fumar: La piel de los fumadores tiende a ser más laxa.

¿Cómo elevar el pecho caído?

Para corregir unas mamas caídas, la solución pasa por una operación de cirugía plástica. Ejercitar los músculos pectorales o la platisma, un músculo que sale del cuello hasta la parte alta del pecho, no viene mal, pero no va a prevenir ni a resolver una caída de este.

Métodos no quirúrgicos para elevar las mamas

  • Mesoterapia: consiste en una infiltración intradérmica de una mezcla de medicamentos, extractos vegetales y vitaminas, para atenuar la flaccidez de la piel.
  • La radiofrecuencia de indiba: es un método no invasivo que estimula la producción de colágeno, lo que logra tensar el tejido cutáneo.

Mastopexia: cirugía plástica para elevar el pecho

Existen varios tipos de intervenciones, según el grado de flaccidez y volumen de este:

  • Cuando el volumen es el adecuado y lo que sobra es mucha piel, se puede rellenar con grasa de la propia paciente obtenida a través de la tripa o de la cadera, o con implantes que se colocan por debajo del músculo pectoral.
  • Si se trata de un pecho muy voluminoso, al mismo tiempo se puede practicar una reducción del mismo, y reposicionar el pezón y la aréola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR