Cuidarse en verano tras una operación de estética

El verano es un buen momento para recuperarse de una intervención porque normalmente durante las vacaciones tenemos más tiempo para nosotros mismos, lo que nos permite descansar más y recuperarnos más fácil y menos molesto. Después de la intervención quirúrgica, muchas veces quedan cicatrices, pero eso no significa que tengan que ser muy visibles o de mala calidad.

Cuidarse en verano tras una operación de estética

No es recomendable que nos expongamos al sol antes de un mes después de la intervención, ya que el sol aumenta la inflamación. Después de un mes, puede tomarlo gradualmente y aplicar un protector solar de pantalla completa. También disponemos de tratamientos como cremas y parches.

En cuanto a la higiene, podemos ducharnos con normalidad, pero con cuidado de no sumergirnos en la bañera, la piscina o el mar. No haga trabajo físico durante el primer mes. Por supuesto, el tiempo para volver a la actividad física y física variará dependiendo de la intervención y el tipo de ejercicio que el paciente quiera practicar.

En cirugía corporal, las batas de terapia de compresión deben usarse durante el primer mes después de la cirugía y solo se pueden quitar en la ducha. Cuidado con la sudoración, ya que el cuerpo suda más de lo normal en esta época del año, y la humedad de la piel no es buena para las heridas. Por lo tanto, debemos mantener seco el sitio quirúrgico para que cicatrice más rápido.

Las cicatrices tienden a crear adherencias en planos más profundos, manteniéndolas «ancladas». Para prevenir, haremos un masaje circular sobre la propia cicatriz para separarla. Esto lo podemos hacer aplicando alguna crema o aceite cicatrizante para mantener la zona hidratada.

El verano no afecta negativamente a la cirugía ni afecta su resultado, de hecho, puede ser un buen momento para intervenciones que requieren más tiempo de recuperación, como abdominoplastias, aumento de senos o rinoplastia. De hecho, dependiendo de la estación del año, la operación es más cómoda que otras. Por ejemplo, cuando la cirugía de mamas se realiza en verano, la recuperación es más agradable cuando llevamos ropa más ligera y no tenemos que llevar varias capas de ropa que compriman la zona.

Sin embargo, hay otras intervenciones que pueden incomodar durante los meses de verano, como la abdominoplastia, ya que tenemos que llevar el cinturón durante un mes después de la intervención. En definitiva, cualquier época del año es apta para la intervención. Cada paciente debe evaluar su situación individual y elegir el momento en el que se sienta más cómodo y relajado.

Aun así, tenemos que recordar que normalmente en verano tenemos más tiempo libre para descansar, por lo que no tenemos que irnos enfermos y podemos dedicarnos de lleno a la recuperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR