Cirugía mamaria secundaria

La cirugía mamaria debe realizarse evaluando cada cuerpo individualmente, tipo de piel, proporciones mamarias, densidad glandular… cada matiz cuenta. Asimismo, todas las cirugías tienen en cuenta una serie de variables. Qué abordaje vamos a hacer, el tipo de implante, el tamaño… así que hay tantas combinaciones y cirugías como pacientes.

Cirugía mamaria secundaria

Nos referimos a cirugía secundaria como cualquier procedimiento que realizamos sobre la zona previamente operada, en este caso será sobre la mama previamente operada. Este tipo de cirugía es un gran reto porque el tejido ha sido manipulado antes y, lógicamente, hay un problema que hay que solucionar.

Generalmente, estos pacientes tienen cierta desconfianza o insatisfacción por una mala experiencia previa y miedo a que vuelva a ocurrir. La experiencia anterior le hizo cambiar de cirujano, lo que supuso un trabajo extra para nosotros y tuvimos que transmitirle la máxima confianza.

Si analizamos esta técnica, tenemos que tener en cuenta que la mama ha sido operada, por lo que presenta una serie de «anomalías» respecto a lo que era antes de la primera intervención. Es posible que tengamos menos recursos y menos rango de movimiento, por lo que se deben considerar recursos alternativos para la protección de los senos.

Volviendo a los pacientes, hay que tener en cuenta que vendrán buscando mejores resultados de los que tienen actualmente. Ahora bien, es importante aclarar que, en muchos casos, ya no es posible lograr los resultados que fueron posibles en la primera intervención. Esto puede resultar difícil de aceptar, pero es lógico y, por supuesto, un factor más que se suma a nuestro gran desafío.

En resumen, las tres cuestiones que tenemos que considerar son:

  • Cirugía emocional.
  • Complejidad técnica.
  • Las expectativas pueden ser más altas que las expectativas reales.

Por todo ello, es fundamental que el cirujano pueda realizar una buena valoración, identificar el problema y ofrecer una solución, explicar cómo actuar y qué resultados se pueden conseguir. Cabe aclarar que nuestro trabajo y responsabilidad incluirá entregar los máximos resultados, equilibrando la realidad y las expectativas del paciente.

¿Cuál es el motivo de esta cirugía?

Se identificaron tres razones principales:

  • Pacientes con complicaciones de implantes mamarios (rotos o encapsulados).
  • Pacientes con empeoramiento del aspecto debido a la evolución temporal.
  • Pacientes con malos resultados de cirugías previas.

¿Cuáles son los errores de planteamiento más común?

Hay que distinguir cinco variables:

  1. Vías de abordaje: No solo indica la ubicación de la cicatriz, cada ruta tiene sus propias características, con ventajas y desventajas. Es relevante porque puede regular, por ejemplo, la planificación, que a su vez puede afectar los resultados, incluso a largo plazo. Debemos considerar elegir el mismo abordaje que la cirugía anterior, o elegir una vía alternativa que nos permita disponer de la mayor cantidad de recursos.
  2. El plano de colocación: Las aeronaves pueden tener un gran impacto en el resultado y su posible deterioro. El cirujano debe dominar todos los planos para dar la mejor solución en cada situación. En términos generales, cuanto más bajo se coloca el implante, más tenemos la capacidad de controlar su peso y su impacto en el seno; cuanto más en la superficie, más interactúa el implante con el tejido mamario, pero menos recursos. Por este motivo, cada caso se debe valorar de forma particular.
  3. Tamaño del implante: Un volumen inadecuado puede conducir a una cirugía secundaria. Los resultados negativos de dimensiones demasiado grandes no significan que no se puedan colocar grandes volúmenes, pero es fundamental analizar las variables y manejarlas con cuidado.
  4. Tipo de implante: A menudo, no crea problemas en los resultados, sino que no se ajusta a los deseos del paciente.
  5. Pexia: Esta es una de las preguntas más frecuentes y mi especialidad. Estas complicaciones suelen deberse a una mala interpretación de la mama y su entorno. En definitiva, cuando se plantea una pexia con prótesis hay que entender el proceso de protección de la mama. El método debe ser el siguiente: Reducir el peso que tiene que soportar la piel y el tejido mamario si es necesario y cambie el peso a una estructura que pueda soportar ese peso, como colocar el implante completamente debajo del músculo pectoral (plano muscular posterior completo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR