Células madre y medicina estética

¿Podrían ser efectivos los tratamientos con células madre para el rejuvenecimiento facial y corporal? Esta es la pregunta que se hacen los profesionales de este sector. A día de hoy, no se ha podido verificar su efectividad a largo plazo, ni comprobar los efectos adversos de este tipo de tratamientos.

Células madre y medicina estética

Las células madre son un gran potencial pero su uso en medicina estética esta en la primera fase. Actualmente se realizan ensayos clínicos para evaluar el comportamiento de las células madre derivadas del tejido graso, pero pocos se centran en el uso para cosméticos.

A pesar de ello, en Internet sigue habiendo afirmaciones sin fundamento, clínicas y profesionales que llaman la atención de sus clientes con afirmaciones falsas sobre los tratamientos que tienen con células madre.

En cirugía reparadora las combinan con otra técnicas como los trasplantes de grasa propia, pero todavía es pronto para afirmar a ciencia cierta que los beneficios de dichos tratamientos se deban al uso de estas células.

Los consumidores deben tener cuidado con los anuncios que hablan de los beneficios de las células madre para el rejuvenecimiento de cara y cuerpo, ya que son tratamientos sin base sólida.

La FDA (Food and Drug Administration), la Agencia de Alimentos y Medicamentos de gobierno de los Estados Unidos se encargan de regular los alimentos, los medicamentos, los cosméticos, los aparatos médicos, los productos biológicos y los derivados sanguíneos y solo han aprobado un procedimiento cosmético en el que se emplean células madre que es el tratamiento de las arrugas faciales finas. Y desde que se aprobó, está siendo objeto de un amplio seguimiento.

Sin embargo, las células madre sí que han demostrado se útiles en el campo de la Medicina Regenerativa, sobre todo entre deportistas de élite. Esto se debe a que este tipo de células tienen una serie de propiedades que sirven para contralar la inmunorregulación, es decir, las inflamaciones, además, liberan factores de crecimiento que posibilitan la producción de otras células que ayudan a la cicatrización de las heridas. También sirven para reemplazar células dañadas y aumentan el flujo sanguíneo, mejorando la vascularización de los tejidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR