Beneficios y contradicciones de los hilos tensores

Los hilos tensores sirven para disimular la caída de la piel y las arrugas y están siendo usados tanto por hombres como por mujeres que desean tener una piel más luminosa o firme sin necesidad de pasar por el quirófano.

Beneficios de los hilos tensores

Entre los beneficios de este tratamiento podemos destacar que se colocan mediante un procedimiento mínimamente invasivo, reafirman la piel de una manera más disimulada y sin cicatrices, las sesiones son de apenas 30 minutos de duración, solo se suele necesitar una sesión para cada zona y no requieren cortes, lo que permite hacer vida normal después de salir del centro.

Además, mejora el aspecto de la piel aumentando la cantidad de colágeno, no se notan, aunque pueden ser apreciables al tacto las primeras horas después de la intervención, hasta que comienzan a reabsorberse, los efectos se mantienen incluso después de haber sido absorbidos, pues el colágeno y elastina que generan dan lugar a colágeno nuevo de mejor calidad y se pueden combinar con otros tratamientos, como la mesoterapia facial, la aplicación de bótox, ácido hialurónico o radiofrecuencia, entre otros.

Contraindicaciones de los hilos tensores

Aunque no tienen ningún efecto adverso, hay algunas restricciones en su uso que se deben conocer antes de proceder a mejorar el aspecto de la piel con este tratamiento de medicina estética.

Las personas inmunodeprimidas, con infecciones o sin colágeno, no deberían realizarse esta intervención. Además, se deben abstener aquellos con alteraciones en la coagulación de la sangre o que estén bajo tratamiento con medicamentos como la aspirina, anticoagulantes o antiinflamatorios, pues uno de los pequeños riesgos que existen es la aparición de pequeños hematomas por la incisión de las agujas que contienen los hilos tensores.

Tampoco recomendamos que se inserten los hilos tensores mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, pues no se conocen sus efectos en ellas, ni en personas que tengan alguna infección cutánea, o alguna herida abierta.

Uno de los inconvenientes de los hilos tensores es que, aunque mejoran visiblemente la piel, su efecto es limitado en el tiempo. Irán disolviéndose progresivamente y lo mismo que en su momento apareció la flacidez, va a volver a surgir cuando se vaya reabsorbiendo y eliminando ese colágeno que hemos formado con los filamentos tensores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR