Garantías del aumento mamario

Según un estudio de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, los españoles son los europeos que más intervenciones de cirugía plástica, estética y reconstructiva se realizan al año, en concreto un total de 65.000 intervenciones, y una de las más populares y solicitadas es la de aumento mamario.

El aumento de pecho, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es un procedimiento quirúrgico con el que conseguimos:

  • Mejorar la silueta de la mujer que piensa que sus pechos son demasiado pequeños.
  • Corregir la reducción del pecho que se produce tras algunos embarazos.
  • Corregir una diferencia de tamaño entre ambas mamas.
  • Como un procedimiento reconstructivo tras cirugía de la mama.

Muchas de las pacientes que desean un aumento son a consecuencia de que la lactancia les ha dejado vacío y caído el pecho. Recordando que no existe riesgo de que el aumento altere futuros embarazos, pero teniendo en cuenta que las mamas pueden volver a descolgarse algo tras un nuevo embarazo.

 

Garantías de un aumento mamario

El aumento mamario es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Aunque pueden existir riesgos como la contractura capsular, que ocurre cuando la cicatriz interna que se forma alrededor del implante se contrae en exceso, haciendo que la mama se vuelva más dura. Sin embargo, existen diversas soluciones, requiriendo en ocasiones extirpar dicha cicatriz interna e incluso, recambiar la prótesis.

Otra complicación, es el hematoma que solo en casos concretos precisa de una nueva intervención para eliminar la sangre acumulada. Algunas mujeres notan los pezones más o menos sensibles, e incluso, sin sensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales, aunque en unos pocos casos serán permanentes. No existe evidencia de que las prótesis de mama afecten la fertilidad, el embarazo o la lactancia.

Y casi infrecuente es que las prótesis puedan romperse, haciendo que el contenido salga fuera de su cápsula. Cuando la prótesis está rellena de suero, el líquido se reabsorbe rápidamente sin producir ningún daño, disminuyendo la mama de volumen en unas horas.

Si está rellena de silicona pueden pasar dos cosas: si la cápsula formada por el organismo no se rompe, no notará ningún cambio; si se ha roto, especialmente cuando ha sido sometida a mucha presión, la silicona sale disminuyendo el volumen de la mama. Con ambos tipos de prótesis será necesario una nueva intervención para reemplazarla.

 

En el próximo post, conoceremos en profundidad cómo se prepara la cirugía mamaria para resolver todas vuestras dudas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR