Ácido hialurónico para rejuvenecer e hidratar tu piel

El Ácido hialurónico se ha convertido en uno de los tratamientos más efectivos frente al envejecimiento, consiguiendo aumentar el volumen e hidratación de la piel y haciendo que esta luzca más tersa y radiante.

Ácido hialurónico

Es una sustancia que se encuentra en numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como, en el tejido conectivo que sostiene la columna vertebral, en los cartílagos, en el líquido sinovial de las articulaciones o en nuestra epidermis.

Según va pasando el tiempo, la presencia de esta sustancia disminuye notablemente, lo que produce, entre otras razones, el envejecimiento de la piel y, con ello, la aparición de arrugas, flaccidez o pérdida de firmeza.

Una de las propiedades de esta sustancia  es su gran capacidad para atraer y retener el agua. Por este motivo, su empleo en tratamientos cosméticos de aplicación tópica permite rehidratar en profundidad la epidermis de la zona tratada para que su aspecto sea más terso y, al aumentar su grosor y volumen, disminuyan también los surcos de la piel.

Usos estéticos del Ácido hialurónico

Esta sustancia fue descubierta  en el año 1934, aunque su uso en la cosmética, por el que se hizo popular, no comenzó hasta mitad de los años 90. Su aplicación en los tratamientos de belleza y estéticos se debe a que su principal propiedad es la de aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante.

Las arrugas y la flaccidez de la piel asociadas al paso de los años, vienen determinadas  por la pérdida de hidratación, por la reducción del ácido hialurónico presente en nuestra piel y por la disminución de la capacidad de nuestro organismo para reponerlo.

En medicina estética, se inyecta en función de las necesidades de cada paciente para corregir los signos del envejecimiento y las zonas más comunes son: Contorno y comisura de los labios, volumen labial y facial (pómulos), arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca), surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde a ambos lados de la nariz hacia la boca) y arrugas perioculares externas (patas de gallo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR